Le Carré Magique

La relación de Francia con el deporte, y en concreto con el fútbol, siempre ha sido un poco desigual. El origen de esta dinámica se debe en gran medida a la división socioeconómica histórica. Ni siquiera el éxito de Just Fontaine y de la selección nacional a finales de la década de los cincuenta logró acabar con este prejuicio. Seguía existiendo el sentimiento generalizado de que el mundo académico debía tener prioridad sobre los intereses deportivos.

Esto parece irónico, dado que tanto la Copa Mundial de la FIFA como la Eurocopa fueron creadas por los franceses. Al igual que Jules Rimet y la Copa del Mundo, el propio Campeonato de Europa fue propuesto por un caballero francés llamado Henri Delaunay en 1927. El torneo comenzó en 1958, tres años después de la muerte de Delaunay en 1955, el trofeo sigue llevando su nombre.

Le Carré Magique (para todos los aficionados al fútbol francés) se considera un tesoro nacional y un gran motivo de orgullo. La primera vez que se consiguió fue en febrero de 1984, en el Parque de los Príncipes, en un amistoso contra la Inglaterra de Bobby Robson. Fue un producto de la naturaleza abnegada y trabajadora tanto de Tigana como de Fernández, junto con la determinación y la delicadeza de Giresse para elevarse por encima de sus rivales.


En definitiva, todo eso dio a Platini la libertad creativa que necesitaba. La llegada de Francia a las semifinales de la Copa del Mundo de 1982 consolidó la faceta atrevida y romántica de Hidalgo, pero todavía necesitó un par de retoques para conseguir el equilibrio justo antes de ganar en casa dos años después.

 

El paso del talento individual a un colectivo cohesionado y simbiótico obtuvo la máxima recompensa en la Eurocopa 84. Michel Platini, Alain Giresse, Jean Tigana y Luis Fernández arrasaron con todo. Este fue, sin duda, el mejor cuarteto de centrocampistas que jamás se haya existido en el deporte rey.

 

LUIS FERNANDEZ

Fernández, nacido en España, fue el último en incorporarse al cuarteto, un jugador inestimable en la base del brillante rombo del centro del campo de Hidalgo, y no debutó con Francia hasta después del Mundial de 1982. Este miembro de Le Carré Magique se quedó sin una nominación al Balón de Oro durante su carrera. Nacido en Tarifa, España, Fernández se trasladó a Francia con sus padres a la edad de nueve años. Se nacionalizó francés en 1981, justo un año antes de ser convocado por Michel Hidalgo para los Bleus.

 

El "perro ladrador" del París Saint-Germain también pasó con fantástica precisión, para no ser superado por los más célebres creadores que le precedieron. Fernández, el córner más joven de la Carre, tenía 24 años en la Eurocopa 84, y quizás sea más recordado por haber lanzado el penal decisivo dos años más tarde, que llevó a Francia a las semifinales del Mundial 1986, una vez más a costa de Brasil.

 

"Después del año 1982, se esperaba que ganáramos en 1984", declaró Fernández a BBC Sport. "Teníamos que ganar, éramos los favoritos y Francia esperaba que la selección francesa de fútbol fuera el primer equipo francés en ganar un gran trofeo deportivo internacional. Nuestro estilo era típicamente francés: un juego de pases con mucho movimiento, y sacar el balón adelante rápidamente porque teníamos un jugador como Platini que podía marcar muchos goles."

 

ALAIN GIRESSE

A diferencia de Fernández, Alain Giresse era un veterano internacional de 12 años cuando llegó el momento de Le Carré Magique. Un futbolista asombroso, su gol dejó a Francia a las puertas de la gloria en semifinales contra Alemania Occidental en 1982, estableciendo una ventaja de 3-1 en la prórroga antes de una desgarradora derrota en la tanda de penaltis. La celebración de Gigi es quizá la más memorable de la historia y se nos ha quedado grabada hasta hoy.

 

Giresse llegó a la Eurocopa en plena forma, tras haber conquistado la Ligue 1 con el Burdeos, que retuvo la temporada siguiente. Giresse, haciendo honor a su apodo, "Moteur", fue el implacable rival de Platini. Con su empuje ilimitado, que acentuaba los mejores atributos del cuarteto, Giresse marcó, junto con Fernández, el 5-0 sobre Bélgica, con un triplete de Platini. "Era un jugador magnífico, muy inteligente, con una gran técnica y una increíble capacidad de pase" - Aimé Jacquet.

 

JEAN TIGANA/span>

Giresse no fue el único que combinó su gran talento con una fenomenal ética de trabajo. El equipo ganador de la Copa Mundial de 1998 puede ser considerado como el modelo a seguir por una generación, pero en realidad fue la incansable y dinámica carrera de Tigana la que allanó el camino a jugadores como N'Golo Kanté y Blaise Matuidi. Nadie podrá olvidar su esbelta carrera en la prórroga de la semifinal. Ese gol es sin duda el momento decisivo de la victoria de Francia.

 

Su larga alianza con Giresse en el Burdeos fue perfecta para que Hidalgo trazara su célebre configuración revolucionaria. Tigana haría lo mismo con el Marsella en 1989, añadiendo dos títulos más de la Ligue 1 a los tres que ganó en el río Garona. Futuro entrenador del Mónaco y del Fulham, Tigana figuraba indiscutiblemente entre los mejores jugadores del mundo y fue segundo en la votación del Balón de Oro de 1984. Pero, por supuesto, sólo podía haber un ganador.

 

MICHEL PLATINI

"En ese torneo, Platini estuvo increíble", dijo el comentarista de fútbol de la BBC John Motson. "Lo pondría al mismo nivel que Diego Maradona en el Mundial de 1986 y Johan Cruyff en 1976. Jugaba contra los equipos él solo. Era un fuera de serie, una superestrella. Ningún equipo era capaz de contenerlo".

 

Es posible que los jóvenes no lo sepan, y que algunos amigos veteranos olviden el fenómeno que era Platini sobre el terreno de juego. Con tanta prensa negativa en los últimos años que critica al propio hombre, sería una lástima descartar lo que fue un jugador magistral Platini durante su época de esplendor.

 

Tres veces ganador del Balón de Oro, su habilidad para ir al espacio y dictar los partidos desde la comodidad del área de 18 yardas hizo quizás la mayor exhibición individual de la historia de la Eurocopa. Para nosotros, Platini será para siempre uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol, junto a Pelé, Maradona y Cruyff.


 

Si bien la fluidez de movimientos de Le Carré Magique creó el entorno en el que un creador de juego podía prosperar, fue el toque hábil y el sublime regate de Platini lo que empujó a Francia de nuevo a la escena internacional.

El esfuerzo de cohesión de Le Carré Magique (el todo es mayor que la suma de sus partes), permitió a cada jugador sobresalir de una manera que el juego nunca había visto. Sin embargo, fue el toque preciso, el ritmo y el regate perfecto de Platini lo que impulsó el avance del equipo francés en la escena internacional.


La verdadera belleza de Le Carré Magique fue cómo esta mezcla ganadora de técnica y tenacidad permitió a Michel Platini manifestar plenamente su increíble talento. Pocos jugadores han dejado su huella de forma tan indeleble en un gran torneo como el protagonista de Francia en 1984. Sus absurdos números finales fueron los siguientes: nueve goles en cinco apariciones, tras marcar en cada partido de la competición con el pie derecho, el pie izquierdo y la cabeza, incluyendo dos hat tricks.

 

Desde los remates al palo, hasta los delicados remates de cabeza, pasando por los remates de cabeza, ningún tipo de gol se le escapaba a Platini, que ganó tres Balones de Oro consecutivos entre 1983 y 1985.

También era un maestro de los tiros libres. La repetición de la misma técnica milimétrica que aplicaba a casi todos sus disparos era fascinante. Era un fenómeno, justamente celebrado y merecedor de un estatus de icono que ahora se contradice con su desacreditada carrera posterior en la administración del fútbol.

 

 "Qué creador de juego. Podía hacer pasar el balón por el ojo de una aguja, así como rematar", Bobby Charlton.

 

Le Carré Magique era un sistema que resultaba hipnótico de presenciar, una ópera que se desarrollaba ante tus ojos, y el protagonista era Platini. Era un centro del campo que lo abarcaba todo, hasta el punto de que hoy en día a la gente le cuesta recordar los nombres de los delanteros nominales de Francia en aquel torneo. No tenía nada que ver con sus delanteros, sino con Le Carré Magique.

La Eurocopa de 1984 fue el epicentro: 1982 fue demasiado pronto (y les robaron), 1986 fue un poco tarde, pero 1984 fue un oasis de perfección para el fútbol francés. Independientemente de lo que hayan hecho las selecciones de 1998, 2000 y 2018, nada ha igualado la fluidez de aquel extraordinario verano.

El equipo de 1998 dio a los aficionados franceses la máxima victoria, pero siempre recordaremos la brillantez y la fluidez musical de Le Carré Magique como uno de los mejores cuartetos del centro del campo que ha visto el fútbol. Esta brillante demostración de la belleza del juego, es una pieza fundamental de la base de nuestra pasión por el fútbol, y los jugadores son cuatro de las muchas razones por las que se creó TENLEGEND.

 

Conviértase en un TENLEGEND.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados