PLATINI, TENLEGEND

Puede ser difícil de comprender para los aficionados más jóvenes, pero Platini es una de las mayores leyendas del fútbol. En un solo paquete, Platini se convirtió en la cara del fútbol, en una filosofía a seguir y definió una época. Llevaba una expresión animada marcada por una sonrisa carnívora y una mirada medio pasiva, medio felina. En el campo, Michel Platini era innegablemente diferente.


 

Antes de que "Platoche" (su apodo en francés) irrumpiera en escena, Francia era una de las selecciones europeas con menos logros. Su mayor hazaña en el siglo XX hasta ese momento fue alcanzar un respetable tercer puesto en la Copa del Mundo de 1958, hasta la década de 1980. Platini, auténtico creador de juego y prolífico goleador, fue el mejor jugador de Europa en la década de 1980, y muchas generaciones de aficionados franceses lo consideran el mejor de la historia.


Se dio a conocer como especialista en balones parados. Su precisión en los lanzamientos de falta, perfectamente ejecutados, dio lugar a la mayoría de sus goles. A medida que se desarrollaba, muchos empezaron a reconocer el amplio abanico de talentos de este joven, uno de los cuales era el gusto por el pase. En el verano de 1979, cuando su contrato con el AS Nancy expiró, Platini sintió que era el momento de empezar de nuevo y de afrontar un nuevo reto. Decidió unirse a sus antiguos verdugos del Saint-Étienne, ya que éste era el único equipo de Francia con posibilidades y ambiciones reales de ganar una Copa de Europa.

 

Era la definición del maestro, el director de orquesta de los Bleus. En una época dorada y con otros tres fantásticos centrocampistas (Giresse, Tigana y Fernández componiendo Le Carre Magique), estos hombres encendieron una llama en el fútbol francés. La huella que dejaron en el juego sigue siendo tangible. Si se le pregunta a cualquier aficionado de más de 40 años, recordará con orgullo lo bien que jugaba Francia en el 82, 84 y 86. Esto no desmerece a Zizou y su posterior reinado con los Bleus, pero se puede decir que su éxito fue, en parte, gracias a una increíble mentalidad ganadora creada por Platini y sus talentosos compañeros.

 

El estilo de Platini era prácticamente ajeno al de cualquier jugador francés que le precediera. Su don era una asombrosa capacidad de predicción, detectando la apertura antes de que se materializara. Su comprensión precisa de la naturaleza y su relación aparentemente simbiótica con el balón le permitían realizar pases sorprendentes y disparar con audacia en situaciones de juego abierto y a balón parado.


 

"Mi padre me hizo comprender que el fútbol no es un juego de bueyes, que el balón corre más rápido que los jugadores. Me hizo comprender muy pronto que había que ver antes", dijo Platini, "Ver todo antes que los demás: esta es la filosofía de "Platoche".


 

Quizá menos espectacular que Cruyff o Maradona, jugaba tan bien como sus compañeros y los hacía exponencialmente mejores, siendo el conjunto mayor que la suma de sus partes. A menudo se le consideraba despreocupado. En realidad, era calculador, visionario y generoso a la hora de regalar goles a sus delanteros. Su habilidad era tal que Bobby Charlton comentó: "Qué creador de juego. Podía pasar el balón por el ojo de una aguja, así como también podía rematar".

 

Sin embargo, los partidos más memorables de Platini se reservaron para su selección nacional, con la que encabezó uno de los mejores tríos de centrocampistas de todos los tiempos, junto a Alain Giresse y Jean Tigana. El equipo estuvo a punto de llegar a la Copa del Mundo de 1982, antes de perder dramáticamente ante Alemania Occidental en la tanda de penaltis de la semifinal, en un partido que ha sido votado como el mejor de la historia, y que sin duda quedará tatuado en el corazón y la mente de todos los aficionados al fútbol francés para siempre. Al final, el francés fue el jugador clave del torneo, mientras su nación se alzaba con la conciencia de la LEYENDA en la que se convertiría. Había contribuido a rejuvenecer un equipo y una nación de franceses deprimidos, luego en 1982, dio el salto a la Juventus.


Tras una primera temporada difícil, Platini decidió obstinadamente quedarse en la Juventus y rectificar la situación, en lugar de huir. Como ocurre con todos los grandes, hay una pizca más de garra y terquedad que nunca acepta la derrota. En lugar de eso, reunió a sus compañeros de equipo, presionando con éxito para un cambio de táctica que transformó de repente a la Juve en uno de los clubes más formidables de Europa. 

Al final de la temporada, los bianconeri acabaron ganando la Copa de Italia y siendo subcampeones de la Copa de Europa ante el Hamburgo. Individualmente, Platini fue el máximo goleador de la Serie A, con 16 goles, y ganó el Balón de Oro, el mejor jugador europeo del año. En 1984, protagonizó la que posiblemente sea la mejor actuación individual de la historia en un torneo internacional, cuando condujo a Francia al triunfo en la Eurocopa 84 en su propio país, con nueve goles en cinco partidos.


Platini era entonces la estrella más brillante del mundo, y ganó tres Balones de Oro consecutivos en 1983, 1984 y 1985. Los amantes del fútbol lloraron con él cuando Francia volvió a perder en las semifinales del Mundial en 1986. Había transformado el fútbol francés, que había pasado de ser una especie de estancamiento a una de las selecciones más fuertes del mundo.

 

Zinedine Zidane, futuro grande de Francia y jugador afín a Platini, admitió que Platini era su ídolo: "Cuando era niño y jugaba con mis amigos, siempre elegía ser Platini. Dejaba que mis amigos se repartieran entre ellos los nombres de mis otros ídolos". Platini acabó levantando el primer gran trofeo internacional de Francia en la Eurocopa, como máximo goleador del torneo con un récord de 9 goles. Platini había consolidado su lugar como leyenda del fútbol y la obtención de la Eurocopa.

 

Platini tenía una fuerte personalidad y no temía decir lo que pensaba. Jugaba por amor al fútbol. Y, en 1987, cuando la pasión desapareció y se cansó de los entrenamientos, los viajes y las críticas, se retiró.

 

Para mí, se trata de algo más que de un jugador legendario. El impacto de Platini dejó una marca definitiva en todos los niños que jugaron en Francia durante su carrera. En realidad, la idea detrás de la historia de la marca TENLEGEND surgió de su clase, elegancia, creatividad e inteligencia con la que jugaba.

 

Como futbolista que creció en el norte de Francia en los años 70 y 80, ver jugar a leyendas como Platini y Le Carre Magique tuvo un impacto significativo en mí como jugador y es uno de los principales factores que contribuyen a mi amor por el juego. Los observaba con asombro infantil y me quedaba paralizado. Intentaba emular cada uno de sus movimientos en los entrenamientos. En 1980, mis padres en Navidad me regalaron mi primera franela de Le Coq Sportif. Era la de Platini en el Saint-Etienne.

 

Incluso asistí al campamento de fútbol de Platini en el sur de Francia. En el verano de 1982, recuerdo perfectamente haber jugado con él en el campo y haber marcado un gol con un pase suyo. Fue un acontecimiento eufórico para mí. Todavía recuerdo que me senté en el césped con él mientras hablaba de su decisión de ir a la Juventus conmigo y con otros 10 chicos que estaban igual de enamorados de la prometedora superestrella.

 

Esta experiencia, y la influencia de este hombre, contribuyeron a formar y alimentar mi pasión por el fútbol y mi determinación de jugar profesionalmente. Para millones de aficionados, es justo decir que Platini tuvo un impacto significativo en nuestro amor por el deporte rey.

 

Conviértase en un TENLEGEND™.

 

 

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados